miércoles, 23 de octubre de 2013

Algunas curiosidades sobre los polígonos




Un polígono es una figura geométrica plana limitada por un número finito de líneas rectas conectadas que forman una figura cerrada. A continuación vamos a ver algunas de las curiosas propiedades que los caracterizan:


 1. En todos los polígonos regulares, la fórmula genérica para el cálculo de su área es:



El polígono regular con mayor número de lados és la circunferencia, ya que en ella, N = ∞.

En este caso, el área comprendida dentro de la circunferencia (el círculo) naturalmente también cumple la fórmula:




En el caso de cualquier polígono, sea regular o irregular, se cumple que:

2. Siendo un polígono de N lados, el número de diagonales (D) es:



Por ejemplo, el heptágono regular tiene 14 diagonales:



3. La suma de ángulos interiores, en grados sexagesimales, es:





4. La suma de los ángulos exteriores es siempre 360º, también sexagesimales.


lunes, 7 de octubre de 2013

Cocinar los resultados en encuestas electorales

¿Están las encuestas electorales manipuladas? ¿Nos podemos fiar de sus resultados?

Es bastante curioso observar como, cuando se acercan las elecciones y se publican encuestas electorales, según el medio de comunicación, los resultados son más favorables a un partido o a otro. En muchas ocasiones, las diferencias entre los resultados de una encuesta y otra son muy significativas, incluso aunque se hayan realizado el mismo día.

¿Porqué ocurre esto? La realidad es que, en las encuestas electorales, hay bastante gente que no responde directamente a qué partido votaría. Muchos de los encuestados responden que no votarían o que no saben a que partido votar (NS/NC:”No sabe/No contesta”).

Es ahí precisamente dónde radica la clave de los resultados de la encuesta. Los responsanbles del análisis de encuestas saben que los indecisos son determinantes para los resultados que se publican. Los votantes que tienen claro su voto suelen ser los votantes fieles, que pase lo que pase no cambiarán su voto. Por lo tanto, es vital saber a quién votarían los indecisos. ¿Pero cómo saberlo? La respuesta está en la llamada cocina de las encuestas.

La cocina de las encuestas consiste en inferir a quien votarán los indecisos a partir de las respuestas de otras preguntas. Los datos se cocinan (argot demoscópico) hasta obtener el plato final, es decir, la estimación del voto indeciso. Por ejemplo, los responsables del análisis podrían suponer que un individuo que simpatiza o votó en las pasadas elecciones a un partido, ahora votaría al mismo. Las empresas demoscópicas, como  por ejemplo el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas, organismo oficial), suelen estar muy atentas al cambio de tendencias políticas dentro de cada municipio, ya que esto es un ingrediente muy importante de la receta.

El procedimiento por el que se asigna el voto de un sujeto indeciso depende directamente de la empresa demoscópica. Este proceso no está normalizado, por lo que cada uno tiene su receta y cada cocinero obtiene un plato diferente (resultados de la encuesta).

Sin dejar de pensar que cada empresa obtendrá los resultados de la mejor forma posible, no es difícil suponer que estos datos no serán del todo objetivos. Cuesta pensar que si un partido político o un medio de comunicación afín a una formación política, contrata a una empresa para realizar una encuesta electoral, no se cocinarán los resultados de manera que sean favorables a ese partido. La empresa tratará de satisfacer la tendencia del partido que la ha contratado.

Por lo tanto, se cocinará un plato más pendiente de que le guste al cliente que se lo va a comer, antes que en conseguir una buena comida.

EJEMPLO – Barómetro de Abril de 2013:

En el barómetro del CIS de abril de 2013 había una pregunta de intención directa de voto. Solamente el 46,7% la contestó. Más del 50% o no votaría o estaba indeciso.



Pese a ello, con la intención de voto directa y las otras variables obtenidas de las otras preguntas del barómetro, el CIS cocinó una estimación de voto que otorgaba un 34% de votos al PP, 28,2% al PSOE , 9,9% a IU y 7,4% a UpyD. Como se puede observar, el PP obtendría un 21,5% más que su intención de voto directa y el PSOE un 14,5%.

Por su parte, Metroscopia realizó otro barómetro en el mismo mes, obteniendo una estimación de voto muy diferente. En ella el PP obtenía el 24,5%, el PSOE un 23%, IU un 15,6% y UpyD un 13,7%. Aunque Metroscopia y el CIS realizaron encuestas diferentes, no creemos que la intención de voto directa sea muy diferente en ambos barómetros. Lo que realmente marca la diferencia entre ambas encuestas es la manera en que se han cocinado los datos.